Hasta el año 2001 no existía tratamiento eficaz contra el GIST, ya que la respuesta a la quimioterapia no superaba el 5%. Hoy en día, cualquier paciente con GIST inoperable o metastático puede ser tratado con Imatinib (Glivec). En Enero del 2006 la FDA aprobó el uso del Sunitinib (Sutent) para el tratamiento de los GIST que no responden al tratamiento con Imatinib.

Los GISTs son tumores de los tejidos que rellenan o conectan entre sí otros tejidos preferentemente del tubo digestivo. Pueden surgir en cualquier sitio desde el esófago hasta el ano, aunque el punto más frecuente es el estómago, seguido del intestino delgado; sólo en el 20% de los casos aparece en el esófago, colon o recto. Hoy en día sabemos que las células que se transforman en el GIST son conocidas como células intersticiales de Cajal. Actualmente se calcula que en España se diagnostican en torno a unos 600 casos cada año, frecuencia similar a la de la Leucemia Mieloide Crónica. Suele aparecer a partir de los 50 años, en igual proporción en ambos sexos. La forma más común de presentación de un GIST es la un tumor tan desarrollado en el interior del abdomen que resulta imposible extirparlo por su tamaño o bien porque se ha metastatizado. Existen distintas variantes de GIST: adulto (la más frecuente), pediátrico (1 a 2%), familiar y asociados a Neurofibromatosis tipo 1.