Desde 190€

Prueba de maternidad

Una prueba de maternidad es un test de ADN que determina si una mujer es la madre biológica de un niño. Solo se diferencia de una prueba de paternidad en que el progenitor que se pone en duda es la madre en lugar del padre.

Test de maternidad

¿En qué consiste?

La prueba de maternidad consiste en determinar los perfiles genéticos que tienen una supuesta madre y un hijo con el fin de comparar si comparten la mitad de su información genética. Normalmente se analizan 16 regiones altamente polimórficas del ADN contenido en los cromosomas denominados autosomas. Si ambos tienen siempre un valor genético o alelo igual en todas las regiones analizadas y el porcentaje de maternidad supera un mínimo, establecido en el 99,99%, sería porque esa mujer tiene muchas más posibilidades de ser la madre biológica del hijo que ninguna otra mujer de la población. Por el contrario, un resultado en el que la presunta madre y el hijo no comparten valores genéticos en al menos 3 de esas regiones analizadas, solo podría ser explicado considerando que esa mujer no sería la verdadera madre biológica de ese hijo.

¿En qué casos se utiliza?

Generalmente una prueba de maternidad se solicita para resolver alguna de las siguientes situaciones:

  • Para confirmar quien es la madre biológica de una persona adoptada.
  • Para confirmar si el niño nacido de una ovodonación es realmente el hijo de la mujer que donó los óvulos. Los avances alcanzados con las técnicas de fecundación “in vitro“, hace que cada día sean más las parejas que acuden a este tipo de técnicas para lograr un hijo muy deseado. La prueba de maternidad confirmará si el óvulo aportado por la madre biológica fue utilizado realmente en ese embarazo.
  • Para resolver aquellas situaciones en las que las madres, o el personal del Hospital, sospeche que pueda existir un intercambio de bebés.
  • Para confirmar que un posible niño robado es hijo biológico de una determinada mujer.
  • Para reagrupamiento familiar, de la madre biológica con uno o varios de sus hijos una vez demostrado el vínculo.

En Ampligen nos hemos encontrado con estas situaciones y otras más delicadas en las que una persona duda respecto a quien es su madre biológica porque sospecha que quien ha ejercido como tal, en realidad no lo es, sino que lo sería otra mujer de su misma familia, o porque sospecha que su presunta madre biológica podría ser a la vez su madre y su hermana. Como puede verse son muchas las situaciones que se pueden plantear, pero Ampligen le garantiza que todas serán tratadas con la máxima delicadeza, discreción y profesionalidad.

¿Cómo se realiza?

En un primer momento, se recogen muestras biológicas, normalmente bucales aunque se pueden utilizar otras, tanto del hijo como de la presunta madre, a partir de las cuales se extrae el ADN con el que llevar a cabo la prueba de maternidad. La participación del padre biológico en la prueba de maternidad ayuda a excluir la mitad del ADN que el hijo ha heredado de éste, dejando el resto para comparar con el de la presunta madre. Si el padre no estuviera disponible, la prueba se podría realizar de igual modo, aunque en el caso de un resultado positivo el porcentaje de maternidad alcanzado sería menor.

Las pruebas pueden realizarse a título informativo o privado, o bien con validez legal, si los resultados obtenidos se van a utilizar para iniciar algún trámite judicial. Ambas pruebas varían sólo en la forma en que se gestiona la cadena de custodia de las muestras.


Texto revisado por la Doctora Pilar Arca Miguélez, Responsable Científica de Ampligen