Test de ADN con saliva

17/03/2021

Nuestra saliva contiene información genética. Principalmente, esta información proviene del núcleo de células del tejido epitelial que se desprenden del revestimiento interior de la boca. También puede provenir del ácido ribonucleico (ARN) que se encuentra disuelto en la saliva.

Esto quiere decir que es posible la extracción de muestras de ADN de una persona a partir de su saliva.

¿Cómo se extrae la muestra de ADN de la saliva?

Se frota suavemente un hisopo (bastoncillo de algodón) por el interior de la cavidad bucal. En concreto, por la mucosa yugal o malar – revestimiento interno de las mejillas – y por debajo de la lengua.

Se debe garantizar la higiene del hisopo, a fin de que no modifique la muestra. Además, una vez extraída, es necesario aislarla cerrando bien el recipiente que la contiene. De esta forma evitamos que se contamine.

Gran parte de las posibilidades técnicas que ofrece cualquier prueba de ADN está supeditadas a la calidad de la muestra. Esto quiere decir que conviene que la recogida se lleve a cabo con cuidado. De esta forma, minimizamos el riesgo de contaminación o deterioro durante el proceso de recogida y envío al laboratorio.

Análisis de la muestra recibida

El análisis se lleva a cabo mediante una reacción en cadena de la polimerasa, como es habitual en los demás test de ADN.

Es una técnica muy precisa y sensible que ofrece unos niveles de confianza muy altos, siempre que la muestra haya sido correctamente extraída, conservada y transportada.

¿Qué información ofrece este test?

La misma que los demás test genéticos. Esto es, un análisis del ADN, sus cromosomas o proteínas.

Sus aplicaciones prácticas más frecuentes son: pruebas de paternidad y detección de si existe una predisposición hacia determinada enfermedad genética.

Otras aplicaciones frecuentes son descubrir orígenes personales y estudiar la compatibilidad farmacológica. Esto es, la eficacia o ineficacia de determinados medicamentos en una persona determinada.

Aunque la lectura del ADN es sencilla, interpretar el resultado puede resultar complicado. Por ello, recomendamos que lo haga un especialista.

Los resultados de la prueba, ¿tienen validez legal?

Se aplica el mismo criterio que a los demás test genéticos. Es decir, siempre que el laboratorio pueda asegurar la custodia continuada de la muestra recogida, sí. Esto implica que la recogida se realizará por los profesionales del centro.

Precauciones a tener en cuenta

No es necesario estar en ayunas, por tratarse de una prueba genética. Sin embargo, se debe evitar comer, beber o manipular el interior bucal de cualquier forma desde al menos 30 minutos antes de la toma de la muestra.

Esto incluye lavarse los dientes o realizar enjuagues. De esta manera, reducimos al mínimo la posibilidad de contaminación de la muestra.

En cuanto a los test que se realizan con el fin de encontrar tendencias hacia diferentes enfermedades genéticas, hay que tener más precauciones. Los expertos han detectado un efecto placebo en las personas que fueron informadas de ciertas anomalías.

Se ha observado que este efecto puede modificar la respuesta fisiológica del organismo. Por ejemplo, quienes fueron informados de que su genética favorecía la obesidad, engordaron más rápidamente que antes de saberlo.

Fiabilidad frente a otras pruebas

La fiabilidad de un test de ADN que se obtiene de una muestra de saliva depende de la calidad de ese ADN. Si el ADN obtenido lo es en suficiente cantidad y calidad, la fiabilidad de las pruebas realizadas a partir de ella es idéntica a la que se puede obtener en cualquier otro tipo de muestra biológica, como puede ser la sangre.

Esto lo posiciona como el método más fiable junto a las pruebas realizadas a partir de una muestra sanguínea, pero con la ventaja de ser mucho menos invasivo y molesto.

Cabe mencionar que cuando se extrae el ADN contenido en otro tipo de muestras biológicas existe una mayor dificultad para la obtención del mismo, por la cantidad que contiene, por su posible degradación, por su contaminación, etc.

Por ejemplo, si la saliva proviene de una colilla, un cepillo de dientes o un chicle. En estos casos, resulta más compleja la obtención del ADN, ya que dependerá del tiempo en que el sujeto estuvo utilizando el objeto y del tiempo transcurrido entre su uso y el estudio de la muestra.

¿Por qué extraer el ADN de la saliva?

Dado su alto nivel de confianza, extraer el ADN de la saliva ofrece ventajas considerables. Entre ellas, que el proceso es menos molesto y totalmente indoloro. Además, por su sencillez, es idóneo en aquellas pruebas en las que el propio sujeto es quien se toma la muestra. Por ejemplo, en la mayoría de centros que ofrecen el servicio a domicilio.

Precio y plazos de la prueba de ADN con saliva

Los precios varían según el centro y la información solicitada. Además, cuando la prueba aportada tiene validez legal – como en algunas pruebas de paternidad – el proceso puede variar y, por tanto, el precio también.

En general, de manera orientativa, los precios oscilan entre 190 y 350€. Existen alternativas excesivamente más baratas, pero su fiabilidad podría ser cuestionable.

En cuanto a los tiempos, el procedimiento en laboratorio puede durar alrededor de 5 días. A eso hay que sumarle la extracción de la muestra, tratamiento de los datos y tiempos de envío.

En total, el proceso completo suele durar alrededor de dos semanas.