Desde 190€

Cromosoma X

La prueba del cromosoma X contribuye a resolver casos de parentesco muy concretos, en los que solo se cuenta con la participación de mujeres para establecer el vínculo paterno.

Prueba del cromosoma X

¿En qué consiste?

La prueba del cromosoma X se basa en la forma peculiar que la especie humana tiene de configurar su sexualidad. Biológicamente, el sexo masculino viene determinado por la presencia de un cromosoma sexual X y un cromosoma sexual Y. Este último es el que contiene los genes necesarios para que el feto se desarrolle como varón en el útero materno. Por el contrario, el sexo femenino viene determinado por la presencia de dos cromosomas sexuales X. La ausencia del cromosoma Y es el que condiciona a que el feto se desarrolle como mujer.

Para entender cómo funciona este tipo de prueba es importante saber qué les ocurre a los 2 cromosomas sexuales, XX que porta una mujer cuando se forman sus óvulos. Los 2 cromosomas X sufren un proceso de recombinación que hace que cada hijo varón de una mujer tenga su propio cromosoma X. En consecuencia, los hijos varones de una mujer tendrán cada uno su cromosoma X particular, diferente del de sus hermanos, y que será el que transmitirán obligatoriamente a sus hijas.

Un hombre transmite a sus hijos varones el cromosoma sexual Y, mientras que las hijas mujeres heredan de su padre el cromosoma sexual X, el cual, a su vez, procederá obligatoriamente de la madre de éste (abuela paterna).

Por ello, cuando se hace un estudio del cromosoma X entre hermanas lo que se está haciendo realmente es una variante de una prueba de paternidad, en tanto en cuanto, establece una relación filial con un hombre en concreto. Sin embargo, el estudio del cromosoma X entre abuela y nieta solo sirve para establecer ese vínculo entre ellas, pero no con el padre, pues este tipo de estudio no permite saber a ciencia cierta cuál de los hijos de la abuela sería el verdadero padre de la nieta.

Como vemos la prueba del cromosoma X es utilizada en aquellos casos en los cuales se trata de confirmar la filiación de una hija contando solo con la abuela paterna, o con otras hijas biológicas del mismo hombre.

¿En qué se basa?

La prueba del cromosoma X se basa en el análisis de ciertas regiones altamente polimórficas presentes en el ADN que configura este cromosoma. En concreto, Ampligen analiza 12 de esas regiones, denominadas STR. 

Aquellas mujeres que sean hijas del mismo hombre, tendrán en común uno de sus cromosomas X, o lo que es lo mismo, en las 12 regiones analizadas compartirán un valor genético igual, que es el que habrán heredado de él. De igual forma, compartirán con su abuela materna el 50% de los valores genéticos que tengan en sus cromosomas X. Por el contrario, aquellas mujeres que no sean hijas del mismo padre, tendrán valores genéticos diferentes en varias de las regiones analizadas, es lo que se conoce como exclusiones. Algo parecido ocurrirá si las comparadas son la presunta abuela paterna y la nieta.

Si las hermanas son hijas de una misma mujer, es conveniente que la madre aporte una muestra, con el fin de excluir aquellos valores genéticos que sus hijas heredaron de ella, y poder entonces comparar si el resto de valores genéticos de procedencia paterna son iguales o no.

¿En qué casos se utiliza?

La prueba del cromosoma X es útil en situaciones muy concretas:

  • Cuando el presunto padre está ausente y se cuenta con la colaboración de la presunta abuela paterna. De esta forma, se trataría de establecer si existe relación entre ella y su posible nieta.
  • Cuando el presunto padre está ausente y se cuenta con la colaboración de otras hijas reconocidas del presunto padre. De esta forma, se trataría de establecer si el padre de las hijas reconocidas podría ser o no el padre biológico de la hija dudosa.

¿Cómo se realiza?

Estas pruebas, al igual que los demás test que realiza Ampligen, se pueden hacer a través de diferentes tipos de muestras, aunque la más habitual es la de saliva, recogida con ayuda de unos bastoncillos de algodón.    

Este tipo de pruebas pueden realizarse de forma privada para uso informativo (privado) o con validez legal. Si se desea utilizar la prueba con validez legal, las muestras deben ser recogidas manteniendo intacta la cadena de custodia al igual que se hace con el resto de pruebas que requieren validez legal.


Texto revisado por la Doctora Pilar Arca Miguélez, Responsable Científica de Ampligen