¿Cómo se heredan los grupos sanguíneos?

20/01/2021

Los grupos sanguíneos son un sistema que se creó para poder estudiar y agrupar la sangre de los seres humanos. Esto grupos se categorizan según la presencia (o no) de una serie de moléculas (los antígenos) que encontraremos en la superficie de los glóbulos rojos.

Los dos sistemas más utilizados para categorizar la sangre humana son el sistema ABO y el sistema RH. Estos grupos tienen carácter hereditario, lo que tiene una alta repercusión en temas sanitarios y otras finalidades de las que hablaremos a continuación.

En este artículo explicaremos los grupos sanguíneos y su herencia, así como su utilidad e importancia.

El Sistema AB0 y Sistema Rh

El sistema AB0 es el más conocido por todos y fue definido por el biólogo Landsteiner en el año 1901, lo que le hizo merecedor de un Premio Nobel. Este sistema divide los tipos de sangre en cuatro: A, B, 0 y AB.

Como hemos mencionado antes, los grupos sanguíneos se determinan según la presencia de uno de estos tres alelos (A, B o 0).

Años después, el mencionado biólogo descubrió lo que denominó factor Rhesus, que dio lugar al conocido Sistema Rh. En este método están involucrados varios antígenos, donde cobra especial importancia el antígeno D. Se trata de un antígeno que la mayoría de las personas (en torno al 85% de los seres humanos) contienen en la sangre, por lo que serán Rh positivas. La minoría restante no contiene este antígeno, lo que se denomina Rh negativo.

¿Para qué sirven los grupos sanguíneos?

Hoy en día, la sangre de las personas se sigue categorizando en estos dos sistemas combinados. Para la mayoría de cuestiones médicas donde la sangre tenga un papel importante, se deberá atender a ambos factores (al sistema AB0 y al Rh) ya que no todos los grupos de sangre son compatibles entre sí.

El ejemplo más notable es el de la donación de sangre o la recepción de la misma. En muchas operaciones quirúrgicas, por ejemplo, conviene contar con reservas de sangre compatible con el paciente por si hubiera que realizarse una transfusión de urgencia. Sin embargo, si no atendiésemos a las compatibilidades sanguíneas, nuestro cuerpo reaccionaría contra la sangre recibida, generando anticuerpos para destruir las células sanguíneas del donante. Esto podría tener consecuencias severas para la salud del receptor.

Por otro lado, es importante conocer el factor Rh de cara a las trasfusiones. Pero también es de vital importancia conocer este dato en el caso de las mujeres embarazadas. Una mujer con factor Rh negativo podría tener complicaciones en el embarazo si no se trata de una forma determinada el caso, para que su cuerpo no genere anticuerpos ante la incompatibilidad de Rh con la del bebé.

Compatibilidades de los grupos sanguíneos

Como hemos mencionado, deberemos atender tanto al sistema AB0 como al sistema Rh para asegurarnos de una compatibilidad entre donante y receptor.

Grupo sanguíneoPuede donar aPuede recibir de
A+A+, AB+A+, A-, 0+, 0-
A-A+, A-, AB+, AB-A-, 0-
B+B+, AB+B+, B-, 0+, 0-
B-B+, B-, AB+, AB-B-, 0-
AB+AB+Recibe de todos
Receptor universal
AB-AB+, AB-A-, B-, AB-, 0-
0+A+, B+, AB+, 0+0+, 0-
0-Dona a todos
Donante universal
0-
Todas las compatibilidades entre grupos sanguíneos

La herencia de los grupos sanguíneos

Los grupos sanguíneos siguen un patrón mendeliano de herencia. Es decir, se determina por los alelos o las variantes de un gen. Este gen cuenta con tres variantes (A, B, 0), que darán lugar a los grupos sanguíneos.

Cada persona cuenta con dos alelos, provenientes de su padre y de su madre. Aunque el grupo sanguíneo sólo pueda ser A, B, 0 o AB, tendrá una combinación de genes que podrá ser una de estas opciones: AA, AO, AB, OO, BB y BO. En el momento de la concepción, la nueva vida habrá recibido los alelos que provienen del óvulo y del espermatozoide (es decir, un alelo de su padre y otro de su madre). Ahora bien, el alelo recibido no tiene por qué ser el que dominaba en su progenitor necesariamente.

Es decir, una persona con el grupo sanguíneo A puede tener dos alelos AA o A0. Prevalece el A por ser el dominante. Sin embargo, su hijo podría heredar el 0 y mostrarse ese grupo sanguíneo.

¿Pruebas de paternidad con los grupos sanguíneos?

Una consulta recurrente es si se pueden utilizar los grupos sanguíneos como método para comprobar la paternidad de una persona. Sin embargo, no es un método muy fiable.

Por la forma en que heredamos los alelos, podríamos estar heredando uno recesivo en nuestros progenitores (y que, por tanto, no se mostró en ellos) pero que en nuestro caso sea el que se muestre.

Por ejemplo, podría darse el caso de que el padre fuera A y la madre también y el hijo tuviera el grupo 0 porque uno de sus progenitores cuenta con ese alelo recesivo, incluso sin saberlo.

El único método fiable y recomendado para una prueba de paternidad es la prueba de ADN.