Test nutricional de ADN

03/11/2020

Uno de los últimos gritos en el tema de las dietas es el test de ADN nutricional (conocido también como el test nutrigenético).

Esta prueba se basa en el supuesto de que cada individuo cuenta con una información genética diferente, por lo que sus necesidades nutricionales serán diferentes y una misma dieta puede tener efectos diferentes dependiendo de quién la siga.

Teóricamente, podremos descubrir las necesidades de nuestro cuerpo mediante el análisis de nuestro ADN.

¿Qué es la nutrigenética?

La nutrigenética se basa en estos test de ADN nutricionales para elaborar dietas personalizadas. Estudia la relación entre la genética individual de cada persona y la nutrición, comprobando cómo reacciona el organismo ante ciertos alimentos.

El objetivo de esta especialidad es conocer cada cuerpo para determinar los mejores alimentos para mantener un peso saludable, evitando el sobrepeso, y prevenir ciertas enfermedades desde una correcta alimentación.

Por ejemplo, uno de los genes que se analizan es el gen GC. Algunas variantes de este gen se asocian con los niveles bajos de vitamina D en sangre, fundamental para la absorción de calcio. Esta especialidad aboga por aumentar el consumo de alimentos ricos en vitamina D o consumir complementos nutricionales para mejorar esa supuesta carencia de dichas variantes del gen GC.

Actualmente, son muchos los expertos en nutrición y clínicas que ofrecen esta técnica para bajar de peso cuando ninguna dieta ha conseguido lograrlo. Dependiendo del objetivo que persigas, el test que te ofrecerán te dará una serie de claves u otras para tu alimentación.

¿En qué consiste el test de ADN nutricional?

Por norma general, será como cualquier otro test de ADN. Se cogerá la muestra de saliva o, en su defecto, una de sangre. También podría realizarse con muestras de otros tejidos, pero no es lo más frecuente. Esta muestra se analizará en un laboratorio y, en unas semanas, se entregarán los resultados con algunas recomendaciones.

Algunas clínicas ofrecerán a un experto que explique los resultados y que indique la dieta a seguir. Sin embargo, esto podría no ser así en todos los centros donde se realiza esta prueba.

Este tipo de prueba suele estar entre los 300 y 500€, dependiendo de la profundidad del análisis que se vaya a elaborar en el laboratorio.

¿Se pueden prevenir enfermedades con un test de ADN nutricional?

Existen una serie de pruebas de ADN enfocadas a detectar enfermedades o a averiguar la predisposición de una persona a padecer ciertas dolencias.

Se tratan de unas pruebas específicas para ello, dependiendo la enfermedad que queramos analizar. Con el ADN nutricional, sin embargo, no conseguiremos este objetivo.

No cabe duda de que existen enfermedades muy vinculadas a la mala alimentación:

  • obesidad,
  • diabetes
  • celiaquía
  • hígado graso no alcohólico
  • aterosclerosis
  • etc.

Aunque muchas de estas enfermedades podrían venir de nacimiento y, en muchas ocasiones, se debe a unos malos hábitos nutricionales.

En este sentido, en lo que nos podrá ayudar un test de ADN nutricional con su correspondiente dieta, será en prevenir una mala salud alimentaria que pudiera derivar en dichas enfermedades. No debemos subestimar el papel de la nutrición en nuestra salud.

Con esto no queremos animar al uso de este tipo de pruebas. La realidad es que una dieta variada y equilibrada es la clave para mantener el peso y evitar complicaciones en nuestro organismo. Los expertos no se cansan de decir que no existen dietas milagro, sino la adquisición de unos hábitos de vida saludables.

La base científica del test de ADN nutricional

Algunos se preguntarán hasta qué punto podríamos personalizar una dieta con un análisis de nuestros genes. La realidad es que, aunque el ADN es una grandísima fuente de información sobre una persona, esta técnica está aún en una fase de investigación muy incipiente.

Se han realizado estudios que respaldan una relación entre la genética y nutrición. Estos parecen mostrar que existe un impacto real de lo que ingerimos en nuestros genes.

Al ingerir los nutrientes, estos se absorberán y metabolizarán y tendrán funciones reguladores y estructurales en nuestro organismo. Sin embargo, algunos nutrientes (como ocurre con las proteínas) serán capaces de modular la expresión de los genes.

Esto podría servir para “controlar nuestro cuerpo o nuestra predisposición ante ciertas situaciones”.

Sin embargo, estos resultados no son representativos como para poder afirmar si existen variaciones que determinen nuestro peso corporal.

Actualmente, pocas cosas se podrán asegurar con contundencia en esta área. Aunque la medicina y la investigación avanza cada año, esta cuestión debe tomarse con mucha prudencia de momento.

Con test nutricional o sin él, nosotros aconsejamos acudir siempre a un especialista en nutrición. Te aconsejará en los hábitos que debes adquirir y podrá analizar bien los resultados de tu prueba y, si lo viera oportuno, podrá decidir si adaptar alguna información de la prueba a tu dieta.