Células levemente anormales, también llamadas CIN 1, diagnosticadas por medio de una colposcopía y a veces una biopsia. En la mayor parte de los casos, estos tipos de células cervicales anormales desaparecen por su propia cuenta sin tratamiento