[301] Cribado de VPH

25/04/2019

La infección por VPH entre las mujeres disminuye con su edad, mientras que la incidencia del cáncer de cuello uterino aumenta.

El punto de cruce de la incidencia del VPH con la incidencia del cáncer cervical se sitúa alrededor de los 30 años, de ahí la recomendación de utilizar el test de VPH como ayuda al screening (cribado) primario (Pap + VPH) en mujeres de más de 30 años.

La identificación de ADN de VPH de alto riesgo en este grupo de edad es más probable y si la infección es persistente, aumenta el riesgo de enfermedad cervical.

El test de VPH ofrece una medida objetiva para las mujeres del riesgo de desarrollar cáncer cervical.

Una citología aislada, en ocasiones, puede no detectar la enfermedad cervical. Pero la citología combinada con un test de VPH, como el Ampli-Pap HPV® detecta las lesiones de alto grado del cuello uterino y el cáncer con una sensibilidad próxima al 100 por ciento – reduciendo el número de falsos negativos.

Las mujeres con infección persistente de VPH de alto riesgo tienen mucha más probabilidad de desarrollar HSIL que las que no la tienen.

Una prueba del VPH negativa y un resultado normal de la citología ofrecen suficiente confianza en que una mujer no tiene, y probablemente no desarrolle lesiones de alto grado del cuello del útero o cáncer, en los próximos tres años.

El test Ampli-Pap HPV® utilizado junto con una citología es más sensible y tiene mejor valor predictivo negativo que cualquier tipo de Papanicolaou por sí solo.