Tests prenatales de ADN, pruebas no invasivas


Los test prenatales de ADN nos permiten asegurar la paternidad del bebé que se encuentra en camino antes de que éste llegue al mundo. Se trata de un método rápido y sencillo que puede esclarecer, en muchos casos, cualquier tipo de conflicto sobre la paternidad del feto pero que no tiene por qué incidir en la formación del mismo. Por eso, hoy vamos a hablar de los test prenatales de ADN no invasivos.

A diferencia de otras técnicas, las pruebas prenatales no invasivas no ponen en riesgo ni la salud de la madre ni la del feto, reduciendo así las posibilidades de sufrir un aborto natural como sí podría darse en el uso de otros métodos más dañinos para el bebé. Las pruebas prenatales no invasivas no requieren de intervención quirúrgica ni de anestesia como sí son necesarias en técnicas invasivas como la amniocentesis o la muestra de vellosidades coriónicas.

¿Cómo se realiza el test prenatal de ADN?


La prueba prenatal no invasiva se realiza a través de una muestra de sangre materna. A través de una avanzada tecnología se extrae el ADN fetal libre de la muestra tomada de la madre. Y es que el ADN del feto entra en la corriente sanguínea de la madre a través de la pared de la placenta, dónde se intercambian entre la madre y el bebé los nutrientes y el oxígeno.

Por ello, la efectividad de la prueba es muy alta y tan sólo se necesita para realizarla una muestra de sangre de la madre, de la que se extraerá el ADN del feto, y una muestra oral del ADN del supuesto padre. Para comprobar la exactitud entre los marcadores del ADN fetal y del presunto padre se cruzarán los resultados entre ellos, pero también con otros varones. Se determinará que es el padre biológico del bebé si los resultados son exactos al 99’9%.

Para solicitar esta prueba la madre deberá estar en la semana 11 de embarazo y se recomienda ponerse en manos de profesionales cualificados para la extracción de la sangre y la realización de la prueba, para poder asegurar la fiabilidad de la misma.

¿Cuánto tardan en conocerse los resultados?


Esta es otra de las ventajas del test prenatal no invasivo ya que las muestras se extraen de manera rápida y sencilla, como cualquier extracción de sangre, ya que no es necesario acudir a un especialista para que realice otro tipo de extracción de tejidos más costosa, como requerirían las pruebas invasivas.

Una vez tomadas las muestras y enviadas al laboratorio, los resultados y el tiempo necesario para su análisis dependerán del mismo. Los resultados pueden estar disponibles desde las 72 horas posteriores a la entrega de las muestras.

Las pruebas prenatales de ADN no invasivas son la mejor opción para obtener unos resultados fiables poner en riesgo la salud de la madre ni del feto y confirmar antes del alumbramiento quién es el padre biológico del bebé para evitar futuros conflictos.

Prueba de paternidad prenatal no invasiva


Conocer la paternidad de un niño antes de nacer es una preocupación importante para muchas personas que debe ser abordada cuanto antes mejor. Existen varias opciones con respecto a las pruebas de paternidad prenatales en las que Ampligen te puede ayudar.


¿Qué es una prueba de paternidad prenatal?


Una prueba de paternidad prenatal permite estudiar la relación de paternidad durante el embarazo. Los métodos tradicionales postnatales utilizan hisopos bucales o cordón umbilical del bebé nacido para poder establecer la paternidad. Los métodos prenatales utilizan otro tipo de muestras del feto como líquido amniótico, vello coriónico o sangre materna para realizar la prueba.


¿Por qué se hace una prueba de paternidad?


Hay muchas razones por las que alguien puede querer hacer una prueba de paternidad. La respuesta básica es determinar quién es el padre del niño tan pronto como sea posible. Existen otras razones más complejas que pueden incluir el acceso a beneficios legales y sociales, o el establecimiento de historiales médicos precisos, o simplemente fortalecer el vínculo familiar, particularmente entre un padre y su hijo.


¿Cómo funciona una prueba de paternidad durante el embarazo?


Hay 2 tipos de pruebas de paternidad prenatal: 1) una prueba invasiva que requiere una muestra tomada directamente del útero donde se desarrolla el feto, y 2) una prueba no invasiva, que utiliza como muestra del bebé el ADN fetal que ha pasado a la sangre de la madre.


¿Cómo se realiza habitualmente un test de paternidad prenatal?


Las pruebas de paternidad prenatales tradicionales requieren de la toma de una muestra del bebé. Puede ser una pequeña cantidad del líquido amniótico que rodea al feto en desarrollo normalmente a partir de la semana 15 de gestación o bien una pequeña biopsia del tejido que forma la placenta a partir de la novena semana. En cualquier caso la toma de este tipo de muestras requiere de la intervención de un ginecólogo experto. Hoy en día es posible realizar también pruebas de paternidad prenatales no invasivas, las cuales son menos agresivas para la madre y entrañan mucho menos riego para el feto. El proceso se realiza gracias a una combinación de métodos que permiten proteger y conservar el ADN del bebé que se encuentra de forma natural en el torrente sanguíneo de la madre y, a lo último en tecnología de microarrays de ADN que posibilitan el estudio de hasta 2500 regiones del ADN simultáneamente.


¿Es segura la prueba de paternidad durante el embarazo no invasiva? ¿Hay algún riesgo para la madre o para el bebé?


Una prueba de paternidad no invasiva utiliza ADN fetal que ha pasado durante el embarazo a la sangre de la madre. Al no ser necesaria una muestra directa del feto ni necesitarse una intervención sobre el útero de la madre, el riesgo para el feto y para la madre es prácticamente cero. El único riesgo a contemplar es el derivado de la toma de una muestra de sangre.


¿Cómo de fiable es una prueba de paternidad prenatal no invasiva?


En las pruebas de paternidad prenatales no invasivas no se alcanzan valores de relación de paternidad tan elevados como en una prueba de paternidad de otro tipo, sin embargo, es factible garantizar hasta un 99,9% de fiabilidad en la prueba. Un estudio publicado en la revista médica “New England” probó 30 muestras de sangre de las madres y de los padres biológicos. En todos los casos, los investigadores fueron capaces de identificar correctamente la paternidad.


¿A partir de qué semana de embarazo se puede realizar una prueba de paternidad prenatal no invasiva?


La prueba de paternidad durante el embarazo no invasiva se puede realizar a partir de la 9ª semana, después de la concepción.


¿Qué se necesita para poder hacer una prueba de paternidad prenatal no invasiva?


Se requiere exclusivamente una muestra de sangre de la madre (20 ml) recogida en unos tubos especiales que suministramos previa petición y una muestra de sangre del presunto padre (5 ml) recogida en tubos con EDTA. Evidentemente la muestra de sangre de la madre sirve como muestra que contiene tanto ADN materno como ADN del feto. Junto con las muestras se solicita una autorización correctamente cubierta y firmada por las personas que se van a someter a la prueba, así como fotocopia de los documentos acreditativos de la identidad de dichas personas (DNI, Pasaporte, Tarjeta sanitaria, carnet de conducir...) y una fotografía tipo carnet de ambos.


¿En qué circunstancias este tipo de análisis no es posible?


Es importante que la madre no se haya sometido a una transfusión de sangre en los meses previos al embarazo. No es posible realizar este estudio a mujeres que tengan un embarazo múltiple.


¿Cuánto tiempo se tarda en obtener los resultados de la prueba?


Los resultados se obtienen en el plazo de 8 a 10 días hábiles desde el momento en que se reciben las muestras en el laboratorio.


¿Cuál es el coste de una prueba de paternidad prenatal no invasiva?


Cada situación es diferente por lo que le recomendamos contactar con nosotros, 902115078, para indicarle el presupuesto ajustado a sus circunstancias. En el momento de la toma de la muestra en una de nuestras Delegaciones se abonarán 75€ en metálico. El resto del importe se efectuará mediante dos ingresos en nuestra cuenta bancaria, el primero de ellos al solicitar la prueba, y el segundo antes de la entrega de resultados.