Los médicos se impacientan. Quieren saber más sobre las terapias dirigidas

El diagnóstico molecular es un factor crítico de la medicina personalizada, pero qué piensan los médicos, sus usuarios finales, ¿conocen el potencial de la medicina personalizada, están informados, lo aplican en la práctica clínica? Es una pregunta, quizá, para los expertos en marketing o los ejecutivos de venta de las empresas del sector a la búsqueda de catalizadores para romper las barreras que separan la comunidad médica de los pacientes con necesidades críticas.

CAHG (Empresa de comunicación al servicio del avance de la medicina personalizada), entidad experta en atención sanitaria y comunicación, llevó a cabo un estudio sobre el grado de información y toma de conciencia de la comunidad médica, sobre su actitud, respecto a la genómica, el diagnóstico molecular, y las terapias dirigidas en función de marcadores específicos.

Los resultados del estudio, que incluye oncólogos, cardiólogos y médicos de atención primaria, —un grupo de importancia crítica, en tanto que guardianes de la salud—, sugieren que poseen un bajo nivel de conocimientos sobre la medicina personalizada que utiliza el diagnóstico molecular. Sólo el 8% de los médicos están muy familiarizados con los temas de actualidad y los avances en la medicina personalizada, y el 50 por ciento no han recibido educación alguna sobre el particular, en ningún momento de su vida, tampoco a lo largo de su vida académica.

Aunque los oncólogos en general, poseen mayor experiencia y familiaridad con el diagnóstico molecular, médicos de atención primaria y cardiólogos, estos últimos en menor medida, manifiestan una falta de confianza sobre el diagnóstico molecular, desde la identificación de los pacientes apropiados para las pruebas, la elección de la prueba, la comprensión y la interpretación de los resultados e incluso para explicar resultados de las pruebas a sus pacientes. Por otra parte, las tres especialidades, oncólogos incluidos, tienen poca confianza con la logística básica de las pruebas, tales como la elección de laboratorio al que enviar una prueba, para determinar si una prueba está cubierta por el seguro, y la identificación de las cláusulas de las distintas pólizas de seguros. Estamos hablando, siempre, de Estados Unidos.

Esta falta de conocimiento y confianza, sin embargo, crea oportunidades para la industria. El estudio encontró que una abrumadora mayoría de los médicos —nueve de cada 10— están interesados en aprender más acerca de la medicina personalizada que afecta a su práctica o a su especialidad. Muestran gran disposición para reunirse con las empresas farmacéuticas especializadas en diagnóstico molecular para aprender más acerca de las terapias dirigidas y las pruebas de diagnóstico molecular.

Inquietud que pone de relieve la necesidad de que la comunidad médica -incluida la industria- estructure programas educativos y materiales de información para preparar a los médicos, para sensibilizarlos y adiestrarlos para asimilar la inevitable aluvión de nuevos productos relacionados con la medicina personalizada, que incluyen las pruebas de diagnóstico molecular. Estas iniciativas ayudarán a acelerar la familiarización e implantación de las terapias dirigidas.

Imagen de Ampligen
Sobre el autor

Pilar Arca Miguélez es Doctora en Microbiología por la Unviersidad de Oviedo, y dirige Ampligen desde 1997