La Universidad de Berkeley, analizará el ADN de sus estudiantes

"Es un procedimiento más eficiente y atractivo para estimular la discusión que cualquier libro o artículo sobre el asunto". Son palabras de Marc Schslissel, decano de la facultad de Biología de la Universidad de Bekeley (California, Estados Unidos).

La Universidad se propone utilizar 5.500 kid para extraer ADN a 5.500 alumnos de primero para analizar su ADN e identificar la respuesta de los genes implicados, a las ingesta de alcohol, productos lácticos y ácido fólico.

La polémica está servida. La comunidad estudiantil y académica se ha dividido porque considera que s trata de una prueba que invade la libertad y privacidad de las personas. Eso dicen los detractores. Su partidarios afirman que se trata de una experiencia de campo de gran importancia para ayudar a la investigación y a la comunidad médica a conocer la vulnerabilidad de los inviduos a determinadas enfermedades.

¿Cómo podemos distinguir entre prueba experimental y fondo de información sensible que pueden perjudicarnos en el futuro? Jessy Reynods, analista del centro de Genética, bioética y sociedad, responde con rapidez, "se deben partir de otra hipótesis, Berkeley nunca haría nada contra sus estudiantes, nunca proporcionaría nada que pudiera perjudicar a sus nuevos alumnos".

Lo que empezó siendo una prueba experimental, de campo, sin mayor trascendencia, se está convirtiendo en una debate enconado, donde los distintos frentes miden sus argumentos.

Imagen de Ampligen
Sobre el autor

Pilar Arca Miguélez es Doctora en Microbiología por la Unviersidad de Oviedo, y dirige Ampligen desde 1997