Desde 190€

Cromosoma X

El hecho de que el varón solo tenga un Cromosoma X y la mujer 2 tiene un efecto relevante en las investigaciones del parentesco mediante el estudio genético del cromosoma X, y es el hecho de que un padre transmitirá su único cromosoma X a todas sus hijas y por tanto todas las hermanas por parte de padre, compartirán dicho cromosoma, heredado de su padre. La prueba del cromosoma X contribuye a resolver muchos casos de investigación de parentesco.

¿Cómo funciona la prueba del cromosoma X?

El estudio de los marcadores del cromosoma X adquiere su especial relevancia en aquellas situaciones en las que no podamos utilizar al padre de la persona a analizar por no estar disponible y tratándose de una descendiente mujer. El cromosoma X se transmite y hereda de forma invariable de padres varones a sus hijas y dicho test es muy útil cuando se tienen situaciones no convencionales de investigación de paternidad, como:

  • Cuando el presunto padre no puede ser analizado y la investigación se lleva a cabo a través de sus familiares. El estudio genético del cromosoma X aporta una información muy valiosa.
  • Cuando se investiga entre abuelo – nieta en casos en los que ambos progenitores están ausentes. En este caso se hace imprescindible el test del cromosoma X.
  • Como herramienta adicional en los casos de investigación de paternidad padre-Hija, es frecuente el uso de la prueba del cromosoma X.

Esta característica nos permite, en su caso, establecer exclusiones de la paternidad, entre presuntas hermanas por parte de padre, cuando observamos que no comparten un valor genético común en todas las regiones analizadas del cromosoma X. Lo mismo ocurre con otros tipos de parentesco más distantes, como en el caso de la abuela paterna y su posible nieta, ya que el cromosoma X que el padre transmite a su hija necesariamente procede de la abuela paterna.

Si las hermanas son hijas de una misma mujer, es conveniente que la madre aporte una muestra, con el fin de excluir aquellos valores genéticos que sus hijas heredaron de ella, y poder entonces comparar si el resto de valores genéticos de procedencia paterna son iguales o no.

Este tipo de pruebas pueden realizarse de forma privada (para un uso informativo) (privado) o con validez legal. Si se desea utilizar la prueba con validez legal, las muestras deben ser recogidas manteniendo intacta la cadena de custodia.

El tipo de muestra utilizado más comúnmente es el de saliva, recogida con ayuda de unos bastoncillos de algodón, aunque también pueden utilizarse otros tipos de restos biológicos.