Pruebas de Paternidad en Ampligen

precio prueba de paternidad

Las pruebas de paternidad ofrecen resultados muy precisos que determinarán, sin duda, si hay una relación genética entre un niño y su supuesto padre. Si existen dudas acerca de la paternidad en una relación, una prueba de paternidad, puede establecer la verdad.

El precio de una prueba de paternidad en nuestros laboratorios es de 190€. Existen varias opciones de pago para que el proceso resulte lo más cómodo posible para la persona que realiza la petición de una prueba de paternidad. No obstante, sabemos que gracias al abono del precio de prueba de paternidad se despejarán todas las dudas que podamos tener.

Ampligen es un laboratorio geńetico que ofrece Pruebas de Paternidad en España desde 1996.

La vía legal para llevar a cabo una investigación de paternidad o de maternidad se encuentra recogida en el artículo 127 del Código civil (reforma de 1981) que dice:

“En los juicios sobre filiación será admisible la investigación de la paternidad y de la maternidad mediante todo tipo de pruebas incluidas las biológicas” y “El Juez no admitirá la demanda si con ella no se presenta un principio de prueba de los hechos en que se funde”.


Esto significa que en el caso de reclamación de la paternidad el Juez estudia la demanda para determinar si existen testimonios, documentos o hechos que indiquen cómo de posible es que hayan existido unas relaciones sexuales entre la madre y el presunto padre a consecuencia de las cuales se haya producido la concepción del hijo. Por el contrario, en caso de impugnación la evidencia debe conducir a una duda razonable sobre una paternidad tenida hasta ese momento como cierta. En caso afirmativo, el Juez aceptará que se realice una peritación conducente a investigar la paternidad, para la que se podrán utilizar toda clase de pruebas, entre las cuales ocupan un lugar muy destacado las pruebas biológicas (pruebas de paternidad por ADN).

Desde un punto de vista legal se admiten dos tipos de litigios de paternidad:

  • Reclamación de la paternidad. Ocurre cuando una mujer reclama a un hombre como presunto padre de su hijo o un presunto padre reclama la paternidad sobre un hijo que no tiene reconocido.
  • Impugnación de la paternidad. Ocurre cuando un hombre refuta su paternidad biológica hacia un hijo que hasta ese momento era reconocido como legítimo.

Aunque una prueba de paternidad puede hacerse por varias razones, habitualmente suelen distinguirse dos procedimientos distintos según el fin último para el que se realice la prueba:

  • Sin validez judicial o privadas: El resultado del análisis servirá únicamente para salir de dudas acerca de la paternidad biológica, por ejemplo, cuando la pareja es reciente o ha pasado por una separación temporal.
  • Con validez judicial: El resultado del análisis podrá aportarse a litigios relacionados con casos de divorcio, disputa y custodia por hijos legítimos, herencia, adopción, derechos de visita, reagrupamiento de familias inmigrantes o posible intercambio de recién nacidos en hospitales. En este caso se deben recoger las muestras garantizando la cadena de custodia.

El procedimiento para realizar una prueba de paternidad es muy simple independientemente de su uso. Se necesitan obligatoriamente muestras biológicas del hijo/a y del presunto padre mientras que la muestra de la madre no sería necesaria aunque si conveniente. La manera más sencilla de obtener una muestra biológica de forma directa es mediante un frotis bucal realizado con ayuda de unos bastoncillos de algodón, aunque también se pueden utilizar células procedentes de cualquier otra parte del cuerpo. Las muestras biológicas deben contener obligatoriamente células nucleadas ya que es en el núcleo de las mismas donde se encuentra el material genético que recibimos de nuestros padres. Químicamente ese material genético se localiza en una molécula llamada ácido desoxiribonucleico o ADN el cual se mantiene igual a lo largo de la vida.

Exceptuando los hermanos gemelos idénticos, todas las personas somos genéticamente únicas. La mitad del ADN procede del padre biológico y la otra mitad de la madre biológica, por ello, una prueba de paternidad consiste en comparar el ADN del supuesto padre y del hijo en busca de ese 50% de ADN que tienen en común. Evidentemente no se estudia todo el ADN sino unas determinadas regiones o marcadores genéticos conocidos como STRs. Se ha sugerido por parte del FBI, entre otros organismos, que deben estudiarse 13 de esos STRs, denominados CODIS, para una apropiada identificación genética humana. Aunque 13 STRs sean suficientes para resolver la mayoría de casos de paternidad, sin embargo, el número de marcadores necesarios para resolver un test de paternidad concreto puede variar. Lo normal es analizar 16 STRs validados a nivel mundial denominados: vWA, THO1, S33, FGA, D1S1656, D2S441, D2S1338, D3S1358, D8S1179, D10S1248, D12S391, D16S539, D18S51, D19S433, D21S11, D22S1045 y amelogenina (determinación del sexo) que pueden ampliarse hasta 22 en caso de necesidad. El estudio de estos marcadores garantiza una probabilidad mínima de paternidad del 99.99% en todas las pruebas de ADN realizadas incluidas las pruebas de ADN sin madre.

Una vez conocidos los valores que el supuesto padre y el hijo tienen en todos estos marcadores se procede a compararlos, pudiendo obtenerse dos resultados posibles :

  • Exclusión de la paternidad. Cuando en al menos tres marcadores no existe ninguna coincidencia entre lo que tiene el supuesto padre y el hijo. Estas discrepancias denominadas exclusiones descartan de inmediato la paternidad biológica. Si se tomaran 2 personas al azar en la calle y a cada una se le hiciera un test de este tipo muy posiblemente presentarían varios marcadores iguales. Esto no significaría que compartan un mismo padre ni siquiera que sean familiares sino que tal coincidencia se debe a que como cualquier otro ser humano procedemos de unos ancestros comunes. Por esta razón se recomienda siempre analizar al menos 13 marcadores, pues aunque dos personas no emparentadas puedan tener varios marcadores iguales es virtualmente imposible que coincidan en todos ellos.
  • Inclusión de la paternidad. Cuando haya coincidencia entre lo que tiene el padre y el hijo en todos los marcadores analizados. Esto se interpretaría como que el supuesto padre es el padre biológico del hijo, pero antes de llegar a esta conclusión se debe hacer una valoración estadística que permita establecer si la paternidad está prácticamente demostrada, lo que se logrará a partir del momento en que se supere el límite internacionalmente establecido del 99,99% de relación de paternidad.


  • Las pruebas de paternidad tienen un grado de fiabilidad muy alto con resultados con una exactitud de hasta el 99,99% al usar hasta quince marcadores tras la toma de la muestra de ADN de la saliva. Pero la situación de cada familia es distinta y pude ocurrir que un padre, una madre o un hijo no quieran realizarse por su propia voluntad la prueba y tenga que recurrir a los juzgados para pedir una prueba de paternidad legal.

    Reclamación de la paternidad

    La mayoría de reclamaciones que se reciben para realizar la prueba de ADN para reconocimiento de paternidad son las de las madres que quieren mediante una sentencia judicial que se reconozca al padre biológico de su hijo para que se haga cargo de sus responsabilidades legales como pasar una manutención todos los meses. Pero también se puede dar el caso de que sea el padre biológico el que vaya a juicio para solicitar la prueba de paternidad para tener ciertos derechos legales sobre el hijo como tener visitas, que lleve sus apellidos, etc. Además se puede dar el caso también de que sea el propio hijo el que reclame la paternidad al cumplir la mayoría de edad porque quiere conocer quién es realmente su padre biológico. En la legislación española se recogen dos opciones sobre las pruebas de paternidad legales: -Reclamación para conocer la verdad. -Impugnación de la paternidad legalmente establecida.

    Prueba de paternidad legal

    Cuando se va a juicio por una de estas dos causas se necesita una prueba de paternidad legal para salir de dudas y poder dictar una sentencia en función de los resultados. Estas pruebas de paternidad legales tienes una serie de características que las diferencias de las pruebas de paternidad voluntarias como por ejemplo: -Las muestras deben ser recogidas por el personal cualificado de la propia clínica en la que se vaya a realizar la prueba o por personas que estén en condiciones de certificar la identidad de las personas sometidas a análisis. Esto se hace para que las pruebas puedan ser legalmente admisibles en el juicio ya que se garantiza que la prueba es de la persona que se la tiene que hacer y que se ha realizado correctamente. -Si en cambio las muestras son tomadas por un laboratorio acreditado para tal fin, será el propio laboratorio quien nos remitirá las muestras por un transporte seguro. -Las muestras que se analizan con el ADN correspondiente, así como los resultados obtenidos se almacenan durante todo un año para hipotéticas comprobaciones posteriores. Además se expide un certificado correspondiente que da fe de que se ha respetado la cadena de custodia y no ha habido nadie ajeno que haya podido tener acceso a las muestras para manipularlas.
<