Mito 4 Las farmaceúticas no tienen nada de que preocuparse.

Las farmaceúticas tranquilas, pasarán muchos años antes de que la farmacogenómica se aplique en la práctica clínica, y aún pasará mas tiempo antes de que afecte a sus políticas comerciales.

A pesar de ello, algunas farmaceúticas estan tratando de reaccionar a estas cuestiones desde hace varios años ya.

Ciertamente, solo hay un pequeño número de pruebas en el mercado, pero por un lado los grupos de investigación farmacogenómica son cada vez más numerosos y más interesados en publicar sus resultados, las empresas que desarrollan los test farmacogenómicos también estan interesadas en dar a conocer sus datos para productos específicos en los que demostrar sus capacidades, y las propias compañías farmaceúticas interesadas en diferenciar sus productos, constituyen una corriente de tal calibre que ciego estaría quien piense que pasarán muchos años antes de que las pruebas farmacogenómicas estén ampliamente disponibles.

Quienes quieran liderar la industria farmacéutica tienen que ser conscientes de que la farmacogenómica va a alterar el paisaje de la comercialización de fármacos, deben estar informados sobre la farmacogenómica y como va a afectar a sus productos. Es importante que desarrollen un plan estratégico que les permita supervisar la evolución de las pruebas farmacogenómicas que afectan a su actividad.

Lo verdaderamente importante es que entendamos que la farmacogenómica no es algo futurista sino que ya está aquí, y va a quedarse.

Imagen de Ampligen
Sobre el autor

Pilar Arca Miguélez es Doctora en Microbiología por la Unviersidad de Oviedo, y dirige Ampligen desde 1997