La medicina personalizada ayuda a identificar a los pacientes que tienen (o no tienen) más posibilidades de responder a una determinada terapia.