¿Qué son las pruebas de paternidad?

Las pruebas de paternidad son un método científico muy sencillo que existe para comprobar el grado de relación entre un presunto padre y un supuesto hijo. Se trata de una prueba genética, por lo que su eficacia está demostrada y es el método más eficaz para aclarar incógnitas de paternidad.

La prueba consiste en que se compara el ADN tanto del padre como del hijo, que tienen características comunes si son parientes. Para conseguir esta muestra de ADN para el estudio no hace falta ni si quiera que sea a través de la sangre, se puede obtener, con los mismos resultados y la misma precisión, usando un bastoncillo de algodón que se frota en las paredes interiores de la boca y que recoge la saliva.

Pruebas de paternidad, ¿Qué son?

Este método es muy sencillo y además muy útil cuando se tienen que recoger muestras de ADN de niños muy pequeños o bebés, ya que es indolora y se puede hacer en un corto período de tiempo. Además, tienen un grado de fiabilidad muy alto con resultados con una exactitud de hasta el 99,99% usando hasta quince marcadores distintos. Los resultados se obtienen en muy poco tiempo tras la toma de la muestra de saliva.

¿Para qué puedes hacerte pruebas de paternidad?

Las pruebas de paternidad se han convertido en algo muy común actualmente, no solo en el ámbito judicial por las demandas de paternidad, sino que también se utiliza en casos de adopción o inmigración, por si se tienen dudas de que ciertos niños no sean de los que dicen ser sus padres.

Pero también puedes ir a hacerte una prueba de paternidad sin tener que tener la orden de un juez porque puede ocurrir que se tengan dudas sobre si uno es o no el padre de un niño pero se quiere arreglar el problema sin ir a juicio. En ese caso también puede ir a una clínica como Ampligen y pedir que le hagan la prueba con las mismas facilidades.

Además, las pruebas de patrenidad se pueden hacer directamente en el domicilio, sin necesidad de ir a la clínica para la recepción de la saliva. Les facilitas una dirección y por correo te envían el kit necesario con el bastoncillo para la saliva y recipiente hermético para guardarla, y se pueden volver a enviar por correo a la clínica para que las analicen sin necesidad de tener que ir personalmente hasta allí.

Esto es un muy útil para aquellos que disponen de poco tiempo en su día a día o simplemente por la comodidad de no tener que desplazarte un par días hasta allí. El método de enviarlo todo por correo también sirve para mantener el anonimato de todos aquellos que quieran llevar el asunto de la prueba con más discreción ya que, en este caso, nadie tiene porque enterarse o deducir que estás haciendo una prueba de paternidad.
Sobre el autor